Si bien Perseverance lleva en Marte desde febrero, sólo ahora se está preparando para tomar sus primeras muestras del Planeta Rojo. Tras explorar el cráter Jezero durante varias semanas, la NASA finalmente ha encontrado el mejor área de las que extraer muestras. El área que puede albergar signos antiguos de vida.

Desde el pasado 1 de junio el rover Perseverance ha estado explorando un área de aproximadamente cuatro kilómetros cuadrados en el cráter de Jezero. Faltan aún dos semanas para que acabe la exploración y se decida el punto final donde Perseverance extraerá muestras de Marte. Se tratará del punto óptimo que contenga las mejores capas más profundas y antiguas de roca madre expuesta.

Del suelo de Marte a la Tierra

Cuando Perseverance finalmente tenga un punto donde extraer muestras los instrumentos científicos del rover comenzarán a trabajar. Un total de cinco diferentes se van a usar. El primero de ellos serrana broca de abrasión para eliminar las capas superiores de roca y polvo y llegar así a la capa oculta. Una vez hecho dos instrumentos más se encargarán de limpiar la capa de polvo y de gas para obtener una muestra no contaminada.

Nasa Perseverance Jezero Crater Mars

Después de ello se tratará de obtener un análisis mineral y químico del punto objetivo. Mientras tanto, la SuperCam del Perseverance será el encargado de disparar un láser en al superficie y hacer un análisis espectroscópico. Todo ello será grabado por la Mastcam-Z.

Sin embargo, lo que el Perseverance puede hacer es bastante limitado. Es por ello que el análisis in-situ es sólo una primera parte. Después recogerá muestras de Marte para que sean enviadas a la Tierra y puedan ser analizadas con todo lujo de detalles. Es un plan a largo plazo de más de una década y que implica varias misiones espaciales como hemos visto.

f

Lo que Perseverance hará es recoger las muestras y almacenarlas limpias y sin contaminación en unos tubos especiales. Estos tubos serán depositados y dejados en la superficie de Marte para que en un futuro una próxima misión las recoja y las lance de vuelta a la órbita de Marte. Una vez en órbita se espera que una tercera misión se encargue de recogerlas y traerlas de vuelta a la Tierra. Un tedioso y ambicioso plan que, con suerte, nos permitirá tener las primera muestras de Marte de la historia recogidas por nosotros mismos.

Vía | NASA