El que sigue siendo el mayor fabricante mundial de móviles, Samsung, sufrió el año pasado un serio varapalo con el buque insignia del segundo semestre, el Galaxy Note 7. Los motivos del mismo están relacionados exclusivamente con las baterías, como ya se explicó.

Samsung ha lanzado recientemente una campaña de marketing para destacar lo mucho que se preocupan de la calidad y fiabilidad en sus terminales, y es que su imagen de marca quedó seriamente dañada en 2016.

Tres proveedores diferentes

Para el lanzamiento de los nuevos Galaxy S8 Samsung usará un tercer proveedor de baterías, según informa el WSJ. De este modo minimiza la posibilidad de que vuelva a pasar algo parecido a lo del año pasado.

La empresa elegida es nada menos que Sony, uno de sus principales rivales en la creación de móviles. No obstante el departamento de la empresa japonesa que crea móviles no es el mismo que el que diseña baterías. Es algo parecido a lo que sucede con los sensores fotográficos, que se exportan a muchísimas marcas rivales.

Muchas más pruebas a las baterías y a los móviles

Independientemente de qué empresa sea la que fabrique la batería Samsung ha aumentado las pruebas que se les realizan a sus dispositivos, sobre todo en este apartado concreto.

Ahora hay revisión con rayos X para cada unidad, más pruebas en las que se fuerzan las condiciones de temperaturas mientras los móviles funcionan…

Está claro que Samsung tiene que cuidar al detalle cada aspectos de este modelo, no sólo por lo que pasó con el Note 7 sino porque el Galaxy S8 será más caro que sus antecesores por lo que los compradores van a ser, si cabe, incluso más exigentes.

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores

Advertisement

Advertisement